Pages

Volverás a Alaska, Kristin Hannah

18 de enero de 2019


Después de casi veinte días del comienzo de año reaparezco por el blog.
Esta vez no ha sido por la apatía, una operación me ha tenido prácticamente en cama desde principios de diciembre. Nada grave, pero la recuperación es bastante lenta.

Los reyes me dejaron bien surtida para este reposo obligatorio (ya lo enseñaré en otra entrada) pero también me he pillado algún libro que me apetecía mucho tener.  Uno es este, el único libro que me faltaba de la autora, una imprescindible para mí.




La historia comienza en 1974. La familia de los Allbright, Cora, Ernt y su hija Leni, van a dar un cambio radical a su vida. Tras la guerra de Vietnan Ernt no es el mismo. Tiene pesadillas, mal humor y ha perdido la alegría de vivir. Pero todo cambia cuando recibe una carta: Ha heredado una propiedad en Alaska. Ernt comienza a soñar con una vida nueva, una vida en la que olvidar el pasado y asentarse, en la que echar raíces.
Tras un largo viaje, dejando atrás la civilización, llegan a un pequeño pueblo remoto de Alaska, Kaneq. Allí, en medio de las montañas, está su nuevo hogar. La familia tendrá que dejar atrás comodidades como el agua corriente y la electricidad, todo un cambio.  

Lo primero que destaca del entorno es la amabilidad y solidaridad de los vecinos del pueblo. Todos aceptan y acogen a la familia desde el primer momento. Mujeres y hombres los ayudan a adaptarse, a construir superficies para guardar la comida, para proteger a sus animales y huertos de los osos y los lobos. Les enseñan a protegerse, a tomar precauciones y sobre todo a temer al largo invierno que cubre Alaska durante, a veces, seis meses al año. Un invierno duro, crudo, que sume en la oscuridad todo, incluso el corazón de muchas personas.

La historia transcurre a lo largo de doce años en los que la familia pasará por muchas etapas. Leni y su madre Cora son las principales protagonistas de la historia. Mujeres que han tenido que hacerse fuerte a golpes, que han tenido que aprender a sobrevivir y luchar contra las adversidades. Aunque el peligro esté dentro de su propia casa, de su propia familia.

Volverás a Alaska es una historia muy dura, como todas las de la autora. Pese a ello se disfruta de principio a fin. La autora tiene una manera de narrar la vida en Alaska que engancha, la ambientación es sublime, cada detalle está retratado. Hannah nos sumerge en las costumbres, las fiestas, las leyendas… todo lo que hace peculiar a Alaska. Las auroras boreales, los meses sin luz, el frío infernal, los osos y lobos salvajes acechando continuamente. Las muertes…y es que cada año desaparecen personas sin dejar rastro. Y es que Alaska puede matarte o puede salvarte.

Me queda mucho por contar, pero como digo en todas las novelas que me hacen sentir tantísimo, es mejor que el lector lo descubra por sí mismo. 

En Volverás a Alaska el lector vivirá un montón de situaciones y emociones a la vez que los protagonistas. El amor tóxico, este que mata y destruye todo a su paso, las secuelas que la guerra deja en las personas, el temor al futuro, el miedo intenso…pero también el amor verdadero, ese que perdura a pesar de la distancia y los años. La fuerza de dos mujeres, madre e hija, capaces de luchar contra viento y marea por su felicidad.

Volverás a Alaska es un canto a las segundas oportunidades, a la fuerza que mueve el mundo, al amor y en definitiva a la vida.  Todo envuelto con una ambientación maravillosa y una narración, como siempre, mágica.



Morbo, Jordi Sierra i Fabra

25 de noviembre de 2018

Morbo, Jordi Sierra i Fabra

Harper Collins
320 Páginas 


En plena noche y en medio de una escena tórrida una pareja será testigo de cómo es arrojado un bulto al río Llobregat. Presintiendo lo peor deciden llamar a la policía, cuando llegan descubren que contiene el cuerpo de una mujer joven y extremadamente bella. Desnuda y golpeada brutalmente.  Así comienza Morbo.

La investigación comienza de forma inmediata. En un primer momento el autor diferencia los capítulos entre cinco personajes, todos masculinos, los que más relación tenían con Eva, la chica asesinada.

Todos los personajes tienen en común una cosa y es su fascinación, amor u obsesión por Eva. Y es que finalmente tanto los agentes como el propio lector se da cuenta que el terrible final de Eva está estrechamente ligado a su extrema belleza.

Dichos hombres,  sobre los que pesa la sospecha de la policía, son muy diferentes entre ellos. Tenemos desde un constructor, un familiar, un preso, un político y un amigo. El único nexo de conexión entre casi todos es Eva. Y para todos ellos la vida de la joven era un auténtico enigma. A medida que lees la historia te das cuenta que la chica ha creado un mundo en el que sentirse segura y querida, pero vive con mucho temor y sobre todo, creo, con mucha falta de cariño.
A lo largo de la novela conoceremos más profundamente a cada uno de los sospechosos, como llegó Eva a sus vidas, los secretos que esconden y sobre todo su reacción ante la muerte de Eva.
Poco más puedo desvelar sin caer en algo inadecuado. 

Creo que es la segunda novela que leo de este autor y aunque me ha gustado no ha terminado de llegarme. Puede que sea un buen thriller para quien no esté demasiado acostumbrado a leer el género, en mi caso me ha resultado bastante trillado, lleno de tópicos y carente de emoción. A pesar de las continuas vueltas que da el autor para sembrar la sombra de la duda sobre todos los personajes no es difícil dilucidar quién de ellos es el responsable del final de Eva. Ha sido una pena porque creo que la novela tenía muy buenos ingredientes. 


De momento el autor seguirá en mi lista de “pendientes” esperando que alguna de sus novelas me llegue tanto como al resto de los lectores. En cuanto a Morbo, recomendarla para aquellos que no estén muy acostumbrados al género y quieran leer un thriller sencillo pero entretenido. 


Aquellas niñas que reconocimos en fotos, Raúl Quirós Molina

9 de noviembre de 2018



Hace unas semanas  Raúl Quirós, autor de la novela, me escribió para pasarme información sobre su última obra y darme la opción de leerla si quería. Tras leer el argumento accedí. 

El libro se divide en dos partes muy diferenciadas, ambas protagonizadas por mujeres muy distintas pero ambas con una vida muy dura. 

La novela arranca con la muerte de Angustias, madre de Adela, protagonista de la primera historia. Adela ha pasado los últimos años de su vida cuidando de su madre enferma y olvidándose de su propia vida. Es una mujer profesional y con un trabajo fijo pero sin una vida social activa desde hace mucho tiempo. No sólo ha tenido que sacrificarse por el cuidado de su progenitora, también ha aguantado sus humillaciones, reproches y mal carácter. 

Tras su muerte vemos como Adela está un poco pérdida. Se siente entre la pena lógica y normal por la pérdida de su madre, el dolor ante la falta de cariño de esta hacía ella y la sensación de vértigo ante su nueva vida.
Teresa, su mejor amiga, es una mujer independiente, sexy y con una vida amorosa bastante activa. Adela anhela poder ser como ella y por ello se mete a una web para poder hablar con gente y conocer hombres. Tras varias citas y muchas decepciones conoce a Honduras, un hombre latinoamericano con muy buenos modales que la escucha y parece preocuparse por ella. Pero está al otro lado del charco.  También conoce a Marc, un fotógrafo con el que siente mucha conexión. 

Pero tras salir varias veces con su amiga Teresa, Adela comienza a interesarse por su novio David, un hombre atractivo, seductor y dueño de una cadena de gimnasios. 

Reconozco que en un primer momento me chocó que Adela se interesara por el novio de su amiga pero cuando ves la forma tan condescendiente en la que ésta la trata, como si Adela fuera poca cosa, una mojigata incapaz de ser tan sensual como ella, comienzas a entender a Adela y sus ansias por conquistar a David y demostrarse que ella es capaz de seducir al hombre que desee. 

Lo que en un primer momento es un juego de atracción cambia cuando Adela decide dar por finalizada la relación y él no se lo toma bien. Sale entonces a la luz el verdadero David, un hombre obsesivo, posesivo y violento con el que comienza una relación tóxica y de maltrato. 

Me hubiera gustado que el autor continuara un poco más con esta historia y profundizara más en ella. Estaba llevándola muy bien, tratando con mucha cautela el tema pero llegando al lector. Traspasaba la angustia y sobre todo la impotencia antes la situación que estaba viviendo Adela. 

Saltamos entonces a la segunda parte de la novela y nos vamos a Brasil. Allí María, una estrella mundial que vive sus últimos días por culpa de un cáncer relatará su historia desde su más tierna infancia. 
Conoceremos su niñez en las favelas rodeada de delincuencia, prostitución y abusos a menores. 

El sueño de María siempre ha sido ser cantante pero en un entorno como el de ella era muy complicado despuntar, que los grandes se fijaran en ella. Sin embargo jamás cejó en su empeño. 
Siendo muy joven abandonó su pueblo con unas amigas prostitutas, pusieron rumbo a la ciudad y allí se vio obligada a trabajar en sitios indeseables. Y una vez más rodeada de prostitución, chantajes y violencia. 

No puedo desvelar mucho más porque debe ser el lector quien descubra la conexión entre estas dos mujeres y cómo, pese a los kilómetros que las separaban influyeron una en la vida de la otra. 

Como punto negativo sólo puedo destacar el parón tan brusco entre la historia de Adela y la de María. Quizás sea que me hubiera encantado, como ya dije, que siguiera mucho más con la historia de ella y David pero me resultó un cambio demasiado drástico. Me faltó saber cómo se desarrollaba la historia un poco más, como llevaba Adela la situación y conocer cómo se toma Teresa la deslealtad de su amiga. 
También debo decir que en un primer momento la vida de María no me interesaba lo más mínimo. Menos mal que muy poco después ya uno va viendo la vida tan dura que ha tenido que pasar para llegar a los más alto de la fama.

Aquellas niñas que reconocimos en fotos narra la vida de dos mujeres que bien podrían ser nuestras vecinas o algún familiar. Historias muy duras, muy complejas pero desgraciadamente demasiado cercanas.
Pese a la crudeza Raúl Quirós ha sabido tratar con mucho tacto los temas más difíciles y ha logrado que quisiera leer cada vez más y más hasta conocer la conexión entre estas dos mujeres. 

La novela fue finalista del Premio Nadal de este mismo año y la tenéis en Amazon. Muy recomendable. 






 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS