11 de julio de 2019

Piso para dos, Beth O'Leary






Piso para dos, Beth O'Leary

Suma de letras   06 /2019  /     496 Páginas
 19.90 €  




Piso para dos es, para mí, el libro del verano.

Lleva varias semanas pululando por las redes. Con un argumento prometedor y una edición preciosa era inevitable que quisiera leerla.

La novela parte de una premisa original. Leon Twomery es enfermero, siempre trabaja de noche y busca compañero de piso, bueno, exactamente busca compañero de cama. Y es que el piso sólo tiene una habitación, él ocuparía la cama por las mañanas y la otra persona por las noches.
Tiffy Moore acaba de terminar una relación y necesita un lugar donde vivir. Con su sueldo y los alquileres del centro de Londres no se puede permitir gran cosa. Cuando ve el anuncio de Leon cree que es una idea estupenda.

El argumento es original y lo mejor de todo es que los personajes no se conocen en persona en los primeros capítulos. El tema del alquiler y la entrega de llaves, así como las normas del piso se tramita a través de una tercera persona. Pronto comienzan a dejarse notas por toda la casa como forma de comunicación.

Leon y Tiffy son personajes muy diferentes. A él no le gusta ser el centro de atención, se toma su trabajo como enfermero muy en serio y de hecho las escenas con sus pacientes son recurrentes y muy entrañables. Tiene un problema familiar grave que le quita el sueño, pero eso no hace que no comience a fijarse de más en su nueva compañera de piso…a la que no conoce.
Por su parte Tiffy es pura excentricidad. Su vestuario está lleno de colores y si algo no lo tiene ella se ocupa de darle su toque. Es una mujer vivaz, llena de vitalidad y humor, muy habladora y pasional.

La novela no sólo se centra en la relación de ambos como compañeros de piso. Tendremos a secundarios muy interesantes, como algunos pacientes de Leon y amigos de Tiffy e historias que se complementan muy bien con la principal. La autora nos hablará a través de sus personajes de las relaciones tóxicas, de los problemas en el trabajo, de las enfermedades y de injusticias.
En cuanto a la relación de Tiffy y Leon es preciosa. Comienza como un acuerdo, para pasar a una amistad – mediante notas -  a convertirse en algo mucho más fuerte sin apenas verse. Ambos necesitan saber del otro, se sienten apoyados y queridos y pronto, al conocerse, eso pasa a una atracción muy fuerte. A una pasión incontrolable.

Me ha encantado la novela de principio a fin. Es una historia que vas devorando sin apenas darte cuenta y de la que se disfruta muchísimo. Tiene humor, diálogos chispeantes, un lenguaje cercano, escenas divertidas y entrañable…y por supuesto personajes maravillosos.

Piso para dos es, como digo, el libro del verano. Aunque esta comedia romántica creo que gustará en todas las estaciones del año. Si quieren disfrutar de una novela sencilla pero cargada de sentimientos y buen rollo, sin duda Piso para dos es la apuesta ganadora.

1 de julio de 2019

Pequeñas grandes cosas, Jodi Picoult



Pequeñas grandes cosas, Jodi Picoult

Umbriel   /  11/06 /2019  /     512 Páginas
 21.85 €  





Hay autores que entran en tu vida por casualidad y se quedan para siempre. Eso me paso, hace ya muchísimos años, con Jodi Picoult. Recuerdo que dando un paseo me encontré con una novela rebajada que trataba sobre una matanza en un instituto en New Hampshire. Me llamó tanto la atención que me lo llevé. Esa misma noche lo devoré. Se llamaba Diecinueve minutos. 

Semanas después me encontré, en la misma oferta, La decisión más difícil y no me lo pensé un segundo.  Tras él vinieron  Las normas de la casa, El décimo círculo y Hora de partir. Tiene dos anteriores a Diecinueve minutos que por desgracia no he conseguido. 
Pequeñas grandes cosas es, si no me equivoco, el octavo libro que se publica en España de la autora. Y sin lugar a dudas ha sido otra obra maestra. 

Nuestras protagonista es Ruth Jefferson, una enfermera de maternidad del hospital de Connecticut. Tiene más de veinte años de profesión a sus espaldas y, aunque no debería ser relevante, es afroamericana. 
Un día  de trabajo rutinario reconociendo a un recién nacido se encuentra con que los padres no desean que una mujer negra esté cerca de su bebé. Son supremacistas blancos. 

Al día siguiente el bebé sufre un grave episodio y Ruth es la única enfermera presente. ¿Que debe hacer? ¿Cumplir su deber como enfermera o no tocar al niño?

Si algo tienen en común todas las novelas de esta autora es que es una maestra en el arte de remover conciencias. Sus temas siempre son complejos: el bulling, enfermedades, adolescencia, el duelo y en este caso el racismo. 

Pequeñas grandes cosas nos hará conocer a los dos principales protagonistas de la historia Ruth y Tuck. La enfermera viene de una familia humilde, su madre es "criada" de una familia blanca rica y Ruth siempre ha querido prosperar, no seguir los pasos de su madre. No desconfía sin motivo de los demás y no se hace la víctima por haber nacido con otro tono de piel. Cree que el trabajo duro y la recompensa, pero cuando sucede lo del bebé y sus padres comienza a darse cuenta que la igualdad que ella creía conseguida es sólo un sueño, una utopía. 

A medida que vas leyendo sientes la impotencia y la injusticia tan grande que se comete con Ruth y con las personas de color. La novela está ambientada en la época en la que Obama era presidente. Eso hacía pensar que las cosas, por fin, estaban tomando su lugar lógico. Que el racismo había tocado a su fin. 

Por otro lado tenemos a Tuck. Siendo muy joven perdió a su hermano y eso lo hizo cambiar. Pronto comenzó  a relacionarse con grupos de supremacistas blancos, los llamados cabezas rapadas. Cree que la raza blanca, su raza, es superior, que todos son soldados, que la raza blanca es cada vez menor por culpa de los gobernante y que se debe erradicar a  los diferentes: judíos, gays, negros...Ha basado su vida en el odio y todos aquellos que le rodean son de su mismo pensamiento. Cuando ve a una mujer negra tocar a su hijo, todo estalla. 

Pequeñas grandes cosas es una novela dura pero por desgracia real. Imagino lo que a diario sienten miles de personas a su alrededor. Hay una cosa que me chocó muchísimo y se me quedó clavada, Ruth en una escena comenta con una mujer blanca que nosotros, los que hemos nacido con un tono claro de piel nos tocó la moneda de la suerte al nacer y que por ello debemos sentirnos afortunados. Podemos andar tranquilos por la calle, por el supermercado, podemos hacer una vida normal, aspirar a ascender en los puestos de trabajo...sólo por eso no deberíamos quejarnos.
Quizás parezca un argumento demasiado simplista, todos tenemos problemas en mayor o menos medida, que seas blanco no significa que alcances el éxito, ni que no consigas baches en tu camino pero a medida que avanza la historia entiendes que Ruth tiene parte de razón. 

Es obvio que la historia que vive Ruth no es, afortunadamente, algo cotidiano. Creo, o eso espero, que hemos avanzado. Sabemos que todos somos iguales y que para avanzar en la vida se necesita tesón, esfuerzo y voluntad. Sin embargo aún queda mucha gente que se considera superior y no duda en humillar y maltratar al que cree diferente. 

Pequeñas grandes cosas es una novela que, como digo, remueve conciencias. Inevitablemente te hace reflexionar. Hay varios puntos claves en la historia, una historia que va muchísimo más allá de lo que se deja entrever o lo que yo he expuesto en la reseña. Pero hay una pregunta clave ¿consideras que eres racista? Creo que la mayoría diríamos categóricamente NO. Durante la historia se hace esa pregunta y la respuesta deja helada. La mayoría cree que no lo es, pero a la hora de actuar siempre, siempre hay prejuicios. 

La novela me ha encantado de principio a fin, me ha durado un asalto y me he quedado con ganas de mucho más. Creo que es una historia difícil de digerir y que aún estará en mi memoria por mucho tiempo pero también creo que es una novela que todo el mundo debería leer. Decir que el final me sorprendió. 

Una vez más Jodi Picoult ha creado una historia magistral a través de una trama muy cercana y real. Una novela compleja sobre las razas, los prejuicios la justicia e injusticia. Una novela excelente. 


25 de junio de 2019

El diablo también se enamora, Eleanor Rigby






El diablo también se enamora, Eleanor Rigby

Vergara   /   04/2019  /     416 Páginas
 16.90 €  

Recuerdo como, hace años, devoraba la novela romántica histórica sin apenas darme cuenta. Leía todo lo que caía en mis manos del género y disfrutaba con cada nueva historia, aunque la ambientación se repitiera una y otra vez. 
Hace semanas que tengo en mis manos la novela ganadora del premio Vergara 2018 y aunque le tenía muchísimas ganas me ha costado terminarla más de lo que esperaba. 

La historia comienza con la temporada del 1882, en Londres, por supuesto. Sebastian Talbot es uno de los hombres más buscados e importantes del momento. Tiene a toda la ciudad a sus pies pese a no provenir de una familia de rango. Es un hombre hecho a sí mismo que ha logrado, con mucho trabajo y esfuerzo, colarse entre lo mejor de la sociedad y ser respetado por ella. 
Pero le falta algo para cerrar el círculo y es casarse con la mujer más deseada de la temporada. Y Sebastian, si se caracteriza por algo, es por conseguir siempre lo que desea. 

Ariadna Swift es esa mujer. Todos los hombres beben los vientos por ella y no son pocos lo que han pedido su mano en vano. Ariadna no es como el resto. 

Lo primero que me llamó la atención nada más empezar la novela es la protagonista. Ariadna no se parece al típico modelo de debutante. No se interesa por los vestidos, ni por los bailes, fiestas ni hombres. Prefiere estar en su jardín con sus flores o creando fragancias nuevas. No entiende, ni desea, las atenciones del género masculino. Desde el inicio se nota que es diferente en muchos aspectos que van más allá de tener una personalidad muy marcada. Juro que por momentos creía que la autora nos estaba presentando a un personaje con un leve grado de autismo.  Más adelante, por supuesto, se aclara la verdad. 

Los primeros encuentros entre ambos se dividen entre el asombro y la inocencia de Ariadna, contra la chulería y despotismo de Sebastian, porque si, tiene mucho de ambas cosas. Sebastian es el típico protagonista que cree que por tener dinero puede hacer lo que le venga en gana y todos deben obedecerlo. Él quiere a Ariadna como un trofeo que le alce vencedor de una apuesta que tiene consigo mismo. Es un reto personal, no se para a pensar que ella es una persona con sentimientos. Me he encontrado con muchos personajes así que luego se van transformando pero de verdad que este en concreto me causó rechazo desde el primer momento. 
Y junto esto fue lo que hizo que, durante parte de la historia, no lograra disfrutarla. Estaba más centrada en mi rechazo hacía él. 

Para mí hay un punto y a parte hacia la mitad de la historia. Cuando la autora nos empieza a mostrar por todo lo que ha pasado Sebastian en su infancia y la verdad sobre el comportamiento y la forma de ser de Ariadna. Es ahí, cuando conocemos profundamente a ambos, cuando comencé a ver la historia con otros ojos y a disfrutarla. 

Yo, que no soy nada amante de los amores acelerados, me gustó deleitarme con una novela que transcurre muy poco a poco. con una historia de amor que va lenta pero segura, unos protagonistas que, pasado el fervor de los capítulos iniciales, comienzan a descubrirse. Una relación cargada de primeras veces: por parte de Ariadna en el terreno físico y pasional, Sebastian en lo referente a los sentimientos y el amor. Pese a la inexperiencia de una y la mucha experiencia del otro, juntos descubren sentimientos que desconocían y que harán tambalear sus vidas. 

La novela en general cumple con los clásicos de la romántica de regencia, pero destaca por un personaje femenino, y sus hermanas, que se salen de los común. Lo cierto es que me encantaría leer más sobre el resto de las hermanas Swift. He visto que la autora tiene más novelas publicadas, así que les echaré un vistazo a ver si encuentro alguna relacionada con esta. 

Antes de terminar tengo que destacar el cuidado lenguaje que ha utilizado la autora en esta obra. Acostumbrada, como estoy, a que últimamente se utilice un lenguaje mucho más coloquial y cercano en las novelas (no sólo románticas) me sorprendió encontrarme con una escritura mucho más elaborada y cuidada. Muchas felicidades a la autora por ello, me hizo recordar cuando comencé a leer el género, hace ya muchos años. 

Resumiendo, creo que Sebastian Talbot no quedará en mi memoria como un buen protagonista, pese que al final me congracié con él. Sin embargo Ariadna Swift y sus hermanas si que han logrado destacar sobre otros.

En El diablo también se enamora encontrarán una historia de amor paciente, con un personaje femenino atípico y un protagonista que gana a medida que avanza la historia. Una relación que pasa del desapego y el interés a la pasión, ternura y amor. Un lenguaje fino y cuidado que te transporta a otra época y unos secundarios de lujo. 

© Pasajes Románticos, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena