9 de septiembre de 2015

Enciende una vela, Maeve Binchy

Londres, 1940. La tensión entre la población aumenta a medida que la guerra se vuelve más virulenta y va dejando tras de sí un número escalofriante de víctimas civiles. La ciudad se ha convertido en el blanco de los ataques de las fuerzas aéreas alemanas. Violet White teme perder a su hija Elizabeth en un bombardeo y decide enviarla a Irlanda, a casa de Eileen O'Connor, su mejor amiga de la infancia. La pequeña solo tiene diez años cuando llega a Kilgarret, pero enseguida se adapta y entabla amistad con la hija de Eileen, Aisling O'Connor, quien se convierte prácticamente en una hermana para ella.
Al terminar la guerra, Elizabeth se ve obligada a regresar junto a su madre en Londres, pero su corazón permanecerá para siempre en Irlanda, en casa de los O'Connor. Ni siquiera la distancia, el tiempo y el desengaño amoroso lograrán truncar su amistad con Aisling.
Debolsillo, Julio 2015    /      496Pág.     /        9.95€

Hará unos cinco años leí una novela de una autora desconocida, Bajo el cielo de Dublín de Maeve Binchy. Una historia que me hizo incluir a su autora en mi lista de "a tener en cuenta". Ahora, algunos años y libros después, está sin duda entre las imprescindibles.  Es por ello mi alegría al saber que este verano se iban a publicar dos nuevas novelas suyas, historias que devoré una detrás de otra. 
Tras disfrutar de su lectura descubrí, indagando un poco, que Enciende una vela es la primera novela que escribió Binchy. Reconozco que me ha sorprendido pues es justamente ésta su historia más profunda y compleja de las que he leído hasta el momento. 
Enciende una vela  nos sitúa en Londres de 1940. Con la guerra acercándose cada vez más, las víctimas civiles pronto comenzarán a contarse por centenas y los White, como muchas otras familias, temen perder a sus hijos en medio de tanto horror. Es por ello que llevados por la desesperación los envían fueran de la ciudad. Violet, presa de este temor, decide enviar a su pequeña Elizabeth a Irlanda a vivir con su única amiga: Eileen O'Connor. 
La novela se divide en cuatro partes. Desde 1940 a 1960. En esos años viviremos con Elizabeth su más tierna infancia, el miedo al cambio, el proceso de adaptación en Kilgarret con los O'Connor. Pero también la felicidad que supone ser aceptada por una familia amorosa y alegre,  de un pueblo pequeño en el que todos se conocen, de la amistad con Aisling, la hija más cercana a ella en edad. 
Aisling y Elizabeth son dos personas completamente diferentes. La primera es vivaracha y descarada, quiere vivir, viajar, disfrutar de la vida. No piensa en el matrimonio ni en trabajar pese a que sus padres no paran de repetirle que es su deber. Aisling vive muy adelantada a su tiempo y sobre todo poco consciente de las estrictas normas sociales que fluyen en Kilgarret, un pequeño pueblo puramente católico.  Elizabeth por su parte sueña con conseguir un buen trabajo y disfrutar de la vida sin sobresaltos. Desea enamorarse pero no es una prioridad. 
A medida que van creciendo  - cosa que iremos viviendo en las diferentes partes de la novela - los sueños de ambas se harán cada vez más inalcanzables. La poca responsabilidad y atención de Aisling la llevan  a no poder llevar a cabo estudios superiores lo que la condena  a la empresa familiar y a Kilgarret para siempre. El regreso a Londres de Elizabeth es un tanto caótico marcado por el distanciamiento y posterior divorcio de sus padres y el comportamiento de su madre, cada vez más alocado y sin sentido. Lo que la lleva a hacerse cargo de su padre, un hombre distante y con poco temperamento. 
Ambas muchachas seguirán estando unidas mediante cartas aunque dilatadas en el tiempo. Cuando tienen verdaderos problemas será cuando vuelvan a encontrarse. Y los tendrán. 
Como digo al principio Enciende una vela es, quizás, la novela más compleja que he leído hasta el momento de Binchy. Y no lo digo sólo por estar ambientada en su primera parte en una época tan convulsa. Los personajes,  los caminos que llevan sus vidas, sus decisiones...todo ello convierte a la novela en una historia profunda y repleta de baches en el camino de estas dos amigas. 
Pese a sus casi quinientas páginas ha sido una historia que he devorado con ansia. El estilo de Maeve Binchy ha sido como siempre, exquisito, delicado pero al mismo tiempo cercano y fresco. Crea historias tan lejanas pero al mismo tiempo te hace identificarte totalmente con los personajes a los que en ningún momento diviniza. Son hombres y mujeres con virtudes pero sobre todo con muchos defectos lo que consigue hacerlos cercanos,  afines para el lector.  A parte de eso incluye elementos que, por desgracia, tenemos hoy en día pero que en aquella época eran escándalos, como pueden ser el maltrato, el aborto, el divorcio...
Aisling y Elizabeth son las grandes protagonistas de esta novela. El amor no queda de lado, ambas vivirán su historia pero no tan idílicas como soñaban y habían leído en novelas románticas. Ambas se darán cuenta que el amor muchas veces es dolor. Que la vida real se impone y es entonces cuando sus sueños se harán trizas y quedarán por el camino. Habrá muchas pérdidas, dolor, decisiones importantes que pesarán para siempre sobre ellas. Mucho esfuerzo y lucha, tanto laboral como personal. Pero sobre todas las cosas Enciende una vela es el canto a una amistad que supera obstáculos y distancias

11 comentarios:

  1. Parece un libro interesante, de esos que gusta leer y entretiene
    lo apunto ahora
    un beesote

    ResponderEliminar
  2. Me lo apunto, tanto el título, como la sinopsis, como la portada, me atraen mucho ^^

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bien lo has puesto!
    Reconozco que Binchy es una autora algo desconocida para mí. Tengo libros suyos pendientes en la estantería, pero nunca me animo con ellos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola! Se nota que te ha gustado! Tiene muy buena pinta, y este tipo de historias me suelen gustar, pero ahora creo que no sería un buen momento para leerla, me la apunto para un futuro.

    Besos :*

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa!!

    No he leído nada de esta autora, de hecho ahora mismo no recuerdo si la he visto antes, jeje. Pero pinta bien, así que creo que merecerá la pena tenerla en cuenta ;)

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  6. Pues no conocía este libro y me has dejado con muchísimas ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Este tipo de historias me encantan, y sin duda me lo apunto porque estoy segura de que me gustará, muy buena reseña, besos

    ResponderEliminar
  8. A mi también me cautivó con una sola novela, espero seguir leyendo a esta autora.

    ResponderEliminar
  9. Hola, no conocía el libro, pero me gusta lo que cuentas!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! Tiene muy buena pinta, pero de momento tengo demasiados por leer. Me alegra que lo hayas disfrutado y, por supuesto, no lo descarto :)

    1beso

    ResponderEliminar
  11. Me gusta mucho Maeve Binchy. Fue una pena que falleciera tan joven. Besos

    ResponderEliminar