17 de abril de 2014

La gente feliz lee y toma café, Agnès Martin-Lugand

Tras la muerte de su marido y de su hija en un accidente, Diane lleva un año encerrada en casa, incapaz de retomar las riendas de su vida. Su único anclaje con el mundo real es Félix, su amigo y socio en el café literario La gente feliz lee y toma café, en el que Diane no ha vuelto a poner los pies.
Decidida a darse una nueva oportunidad lejos de sus recuerdos, se instala en un pequeño pueblo de Irlanda, en una casa frente al mar. Los habitantes de Mulranny son alegres y amables, salvo Edward, su huraño y salvaje vecino, que la sacará de su indolencia despertando la ira, el odio y, muy a su pesar, la atracción. Pero ¿cómo enfrentarse a los nuevos sentimientos? Y luego, ¿qué hacer con ellos?

Hace unas semanas que en diversos foros de literatura he visto la recomendación incansable de esta novela y al final terminó picándome la curiosidad. 
Tras leerla he mirado en Goodreads y parece ser que es uno de esos libros que adoras u odias, las notas son de lo más dispares. Desde que es lo peor que han leído hasta que es la revelación del año, miedo me da recomendarla. 

La gente feliz lee y toma café tiene una curiosa historia detrás, historia que por otro lado es cada vez más habitual. La autora, Agnès envió el manuscrito de su novela a varias editorial y tras recibir el rechazo de todas ellas decidió autopublicarlo, fue tal el éxito que una editorial le ofreció publicarlo en papel. Lo  llamativo de esto es que era la primera vez que una editorial tradicional daba este paso. 

Fuera de la anécdota, que en España hemos vivido varias veces, la historia me ha encantado. 
La novela es corta, cuenta con apenas doscientas páginas que me duraron menos de un suspiro. Una vez que comencé la lectura me fue imposible parar.

La obra comienza de una forma impactante. Conocemos a Diane a su marido y a su hija para, apenas cinco minutos después, asistir a la muerte de los dos últimos. A partir de ahí la vida de Diane se convierte en un infierno. La autora da un salto de un año pero veremos como Diane sigue en su estado de evasión. Permanece encerrada en casa, sin apenas comer, ni limpiar, ni asearse. Sin tener contacto humano, salvo las visitas de su mejor amigo Felix para obligarla a ingerir alimentos y meterse en la ducha. Diane es la viva imagen de como una persona puede consumirse por la tristeza. 

Pero todo cambia un día. Diana decide marcar un lugar en el mapa y marcharse durante unos meses. El lugar elegido es Mulranny un pequeño pueblo de Irlanda. Sin pensarlo y tras el asombro de su amigo y sus padres coge sus maletas y huye de París. 

En Mulranny es donde veremos el cambio que experimenta Diane. Sigue siendo una mujer triste y alicaída, se acuerda continuamente de su familia pero hay alguien que desata su rabia y la hace sacar la cara frente al mundo y ese es Edward, su insoportable vecino. 
En un primer momento la actitud de Edward es incomprensible. Se muestra claramente en contra de la llegada de Diane al pueblo, la avasalla, la atormenta. Es maleducado a posta y la ataca a la menor oportunidad, sin embargo eso hace, como digo, que ella se abra, se revele y comencemos a ver a otra mujer. 

La gente feliz lee y toma café es una novela puramente sentimental. En sus cortas páginas tendremos los nervios y los sentimientos a flor de piel. Hace mucho tiempo que no se me saltaban las lágrimas con una historia y con esta en la primera página ya me ha pasado. 
Tanto Edward como Diane son personas profundamente heridas y ambos encuentran en el otro un refugio, alguien con quien ser ellos mismos. 

El título tiene su significado. Diane junto con Felix tienen un café literario, un lugar en el que compaginar las dos pasiones de Diane: leer y el café. Una de las frases que se encuentran en dicho local es esa: La gente feliz lee y toma café. 

Hay dos cosas que me han impedido darle la máxima puntuación. Por un lado la protagonista en ocasiones peca de inmadura y es bastante inútil en lo que se refiere a las labores de una vida normal (no me refiero a labores de casa). Y por otro el final, no ha terminado de entusiasmarme. 

A mi me ha encantado pero si soy muy objetiva entiendo los planteamientos de la gente que no le ha gustado. La autora busca la lágrima fácil y se regodea en el dolor de la protagonista. Pero que queréis que os diga, como una es un poco masoca le da igual. 

La gente lee y toma café ha sido todo un descubrimiento, una novela llena de dolor, desesperación y angustia pero en la que nos damos cuenta que la vida sigue y está en nuestra mano levantarnos y disfrutar de ella. 




Alfaguara  05/02/2014      /      200Pág.    /     17.00€

21 comentarios:

  1. No hago más que leer reseñas, unas lo dejan bastante bien como la tuya y otras al nivel del subsuelo xD Yo sigo diciendo que el título me encanta y lo demás... Parece que tendré que descubrirlo por mi misma dado la variedad de opiniones :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es! Hacía tiempo que no leía una novela con opiniones tan diferentes. Al final es mejor que la leas y saques tus propias conclusiones.
      Un beso

      Eliminar
  2. Me llama muchísimo este título, pero lo que me tira para atrás es precisamente eso que comentas de la "lágrima fácil" y es que yo soy una llorona y me imagino todo el libro con el pañuelo al lado y sufriendo como una loca... ¡arf! Casi que no me apetece jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja tampoco vas a llorar moco tendido (creo) pero si emociona, las pérdidas que sufre la protagonista son muy dolorosas y eso llega. Sin embargo yo te recomiendo que lo leas para que conozcas a Edward es maravilloso xD

      Un beso

      Eliminar
  3. aissss este libro en cuanto salió me llamó mucho la atención, pero al ser tan deprimente ,con lo sentimental que soy ,creo que lo guardaré para cuando necesite llorar xd
    Gracias <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego para esos momentos bajos que solemos tener es un desahogo xD

      Un beso

      Eliminar
  4. Hola! Me ha llamado mucho la atención, sobretodo el título, me transmite felicidad. Me lo apunto para próximas lecturas. Gracias por la reseña, besos!

    ResponderEliminar
  5. Yo, las reseñas que he leído hasta ahora me lo han puesto como una historia bonita y curiosa que merece la pena y la verdad es que me pica la curiosidad!!! Así que lo tengo apuntado en mi lista de deseos, a ver si me hago con él.
    BESOTES

    ResponderEliminar
  6. Me encanta este tipo de novela porque es lo que siempre he querido hacer: dejarlo todo e irme a Irlanda, en una casita de un pueblo de costa pequeñito :(
    El libro tiene muy buena pinta, va de cabeza a mi wishlist.

    ResponderEliminar
  7. Ais a mi este tipo de novelas me lo hacen pasar fatal, por eso leo muy poco sobre este género. Pero lo pones muy bien, así que tomo nota por si me animo a darle una oportunidad.
    Besos y feliz puente :)

    ResponderEliminar
  8. De momento lo voy a dejar pasar porque no me apetece nada leer algo deprimente.. aun así parece una buena opción para cuando me apetezca novela sentimental.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Ahora mismo no me apetece este tipo de lectura, así que lo voy a dejar pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Comencé el libro con mucha ilusión y lo que se considera la primera parte del mismo me gusto muchísimo. La segunda parte me desilusionó y el final ni les cuento. Soy de las que le gustan los finales felices y en este caso me quede con las ganas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo en lo del final feliz, me hubiera encantado y creo que le hubiera sumado puntos pero por otro lado creo que hace la historia mucho más real. En cuanto a la segunda parte que imagino que es su estancia en Irlanda a mi me saturó la protagonista.

      Un beso

      Eliminar
  11. No conocía el libro, aunque no estoy segura si darle o una oportunidad o no! Parece taaaan triste y duro, que no se si me apetece ahora mismo!

    1beso *Place of Dreams*

    ResponderEliminar
  12. Me pasó como a ti, no dejo de ver reseñas tanto positivas como negativas. Me fío de tu criterio y como solemos coincidir, creo que me animaré a leerlo.

    Un beso!!
    Patri

    ResponderEliminar
  13. Lo de regodearse en el dolor no me hace mucha gracia, creo que puede llegar a parecer forzado y artificial. Quizá más adelante le dé una oportunidad, ahora mismo no me apetece.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso no me pareció forzado Ssil. Creo que todos conocemos casos de personas que se quedan viudas y no vuelven a reacer sus vidas porque el dolor es demasiado grande para ellas. En este caso viene siendo lo mismo, ella no levanta cabeza, no hay nada que la motive a seguir. En otros libros, como Sparks por ejemplo, al final el autor te deja ver una parte positiva, un eje al que agarrarse. Pero en este caso no es así, no hay nada.

      Un beso!

      Eliminar
  14. Mira tú que la portada no me hubiera llamado la atención en la vida... Pero por tu reseña parece que la novela está muy bien. La verdad es que me ha picado la curiosidad.
    Pero estoy leyendo que el final es un poco miau... Ya no sé si me atrevo xDD

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que desde que oí de él me ha atraído mucho, pero creo que no estoy en mi mejor época para leer penas y tristezas. Quizás más adelante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. A mi me llamó la atención en un primer momento pero las opiniones que he leído no son muy buenas. Aunque a ti te ha gustado, esta vez no creo que acepte tu recomendación.

    ResponderEliminar