21 de noviembre de 2015

Un bonsái en la Toscana, Isabel Keats

El científico Robert Gaddi está a punto de hacer un descubrimiento que supondrá un inmenso avance para la medicina; sin embargo, hay demasiados intereses en juego y mucha gente decidida a que sus investigaciones no vean la luz. La noche que destrozan su laboratorio tanto su jefe como su amigo del FBI, insisten en contratar los servicios de un guardaespaldas. La delicada Lian Zhao, experta en artes marciales, es la elegida para el puesto. A Robert no le hace ninguna gracia que lo obliguen a tener una niñera con pinta de adolescente, así que decide hacerle la vida imposible. A Lian no le importa que su progenitor sea un tipo amargado que descarga sobre ella todo su sarcásmo; está dispuesta a defenderlo hasta la muerte de cualquier amenaza. 

Octubre 2015, Esencia      /         304Pág.        /        14.90€


Creo que todos los lectores tenemos una lista interminable de libros pendientes y de autores a los que dar esa primera oportunidad. Isabel Keats ocupaba un lugar en una de mis listas, desde hace ya bastante tiempo. 
Con esta novela debo reconocer que he tenido sentimientos encontrados y ahora, recién terminada, aún no tengo claro que nota le daría.  Pero empecemos.

Robert Gaddi es un reputado investigador en el campo de la medicina. Recientemente ha avanzado mucho en una cura para el cáncer y ese, creen, es el motivo por el cual está siendo víctima de amenazas y lo más grave: una taque en su laboratorio. Tanto sus compañeros como su mejor amigo, miembro del FBI, creen que la vida de Robert está en peligro y por ello deciden ponerle un guardaespaldas. 

Sin duda Keats se apunta un tanto con el personaje femenino: Lian Zhao. Ella será la responsable de velar por la seguridad de Robert. La autora nos la describe como una mujer menuda, de apariencia frágil y sosegada pero lo cierto es que a la hora de enfrentarse al peligro Lian puede contra cualquiera. A medida que avanza la novela iremos conociendo retazos de lo que ha sido su vida. No conoce su procedencia, sólo que su infancia la pasó en un convento de monjes en China. En este lugar no sólo le salvaron la vida, también le enseñaron el noble arte del Kung Fu, lo que le ha valido para labrarse un futuro en la seguridad privada. 

Lian es todo un enigma y, para mí, es la protagonista indiscutible de la historia incluso dejando, en ocasiones, a Robert en un segundo plano. Se intuye su procedencia gracias a ese primer capítulo pero es una delicia descubrir a esa Lian tan sobria, tan alejada de los convencionalismos sociales y el materialismo. No cae irremediablemente ante los encantos de Robert, se mantiene fiel a todas las enseñanzas que le dieron sus maestros. 

En cuanto a Robert,  para mí gusto es el problema principal del libro. Se nos presenta a un hombre de éxito que ha tenido una infancia difícil y que acarrea problemas en una pierna tras un trágico accidente. Robert es un hombre atormentado, o eso dicen, que se dedica a ser borde, soez y provocador con Lian. De primeras no entiendo como una mujer puede ser así - no preocuparse lo más mínimo por su aspecto, su ropa y no caer rendida a sus pies - después comienza a interesarse mucho más por ella, en un plano puramente sexual. ¿Qué no me ha gustado de Robert? Pues esos repentinos cambios de humor de amor - odio en un segundo. Ese egocentrismo, burlas hirientes y sobre todo esa posesivididad tóxica y mal entendida de la que tantas veces me he quejado en las historias eróticas. No se como explicarlo para que se me entienda pero es una de esas veces en las que te quedas con la sensación que la protagonista se merecía a otra pareja. Robert no le llega ni a las zuelas a Lian.

Un bonsái en la Toscana parte de una premisa muy sencilla, pero en el fondo tiene varios matices bastante más complejos de lo que pudiera parecer a simple vista. Me ha gustado mucho el estilo de Keats: fresco, cercano y ligero, consigue que devores la novela sin apenas darte cuenta. Todo un acierto la mezcla de ingredientes: el amor, el misterio entorno a Lian y el peligro en torno a la profesión de Robert. Como digo, la única pega y lo que hace que la historia se haya desinflado totalmente: Robert. 

18 comentarios:

  1. La verdad es que me gustaría leerlo, tiene muy buena pinta.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía pero parece un libro entretenido de leer
    lo tendré en cuenta
    un beesito

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me apetece leer algo de esta autora, pero si tuviera que decidir uno de su colección, este no sería. No ha terminado de convencerme. Igualmente, ¡gracias por la reseña!

    1beso

    ResponderEliminar
  4. A mi no me gustó nada este libro. Estoy de acuerdo contigo en cuanto a Robert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Robert es de esos personajes que sorprende negativamente. Me quedaba a cuadros con sus contestaciones a Lian, esa burla descarada, el desprecio. No sé, la autora nos lo hace pasar como que es un tipo traumatizado pero yo no lo compro.
      Un pena porque con otro tipo de protagonista masculino la historia hubiese sido redonda.

      Un beso

      Eliminar
  5. No me convence mucho este libro. En esta ocasión voy a dejarlo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola, yo de esta autora me leí Abraza mi oscuridad y me gusto. Pero no he vuelto a leer na da de ella. De esta novela me atraía el emplazamiento, pero después de lo que comentas creo que no me voy a animar
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abraza mi oscuridad era la paranormal que publico con B, ¿no? La buscaré porque si quiero darle una segunda oportunidad a la autora. Creo que quizás no comencé con la novela idonea. Con otro tipo de protagonista masculino me hubiese encantado.

      Un beso

      Eliminar
  7. Hola guapa!
    En un principio me anime a leerlo, pero acabe eligiendo otra lectura y bueno ahora lo cierto es que no se si lo llegare a leer, pues no termina de convencerme. Gracias por la reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás si le das una oportunidad te guste más que a mi. Lo dicho la protagonista me encantó, al igual que los secundarios y la ambientación, simplemente el protagonista pudo conmigo.

      Un beso

      Eliminar
  8. Hola!
    La verdad es que no me llama mucho el libro, así que no creo que lo lea. De todas formas muchas gracias por la reseña, como siempre es muy completa.
    Un beso ^-^

    ResponderEliminar
  9. Tengo pendiente leerlo, Isabel Keats me suele gustar mucho exceptuando alguna novela la mayoría las he disfrutado.

    A ver si le hago un hueco, me ha picado el gusanillo lo que comentas del protagonista.

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando puedas recomiéndame otra novela de la autora, le daré una segunda oportunidad sin duda.

      Un beso

      Eliminar
  10. Le tengo ganas a la novela, pero me has dejado un poco descolocada. Lo de la posesividad tóxica lo entiendo, es algo que a mí también me repatea.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Pues no he leído nada de la autora pero empieza a picarme la curiosidad <3

    ResponderEliminar
  12. Desconocía este libro y la autora tampoco me sonaba. Por lo que dices no creo que Robert y yo terminásemos de congeniar :/

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Solo he leído una novela de la autora, Abraza mi oscuridad, de suspense por eso, se aleja bastante de este tipo de novelas por lo que veo. yo de momento no me animo.
    Besos y buen día guapa :)

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola! Yo lo acabe el otro día y me gustó bastante. El personaje de Lian es una maravilla; él me ponía un poco de los nervios por lo que comentas de los cambios de humor, que en ocasiones no comprendía a qué venían. Pero me hacía gracia los nombres que le iba dando a ella (claro que, porque se los da a otra, si me llama a mí alguno de esos, la patada en la espinilla se la lleva).
    Un beso.

    ResponderEliminar