15 de junio de 2010

Para los peques de la casa...


Hoy nos vamos a alejar años luz de nuestro género, tanto que podrá parecerles que os habéis equivocado de blog, pero no es así. Todos tenemos un primo, sobrino, hijo, o al hijo de nuestro amigo en nuestra vida, alguien a quién a veces no sabemos cómo expresarle lo mucho que le queremos, y yo he encontrado una manera, aunque cada persona tenga la suya propia.



El otro día en la feria del libro de La Laguna, mi ciudad, encontraba este pequeño cuento “Adivina cuánto te quiero”. Una pequeña historia de Sam McBratney, con unas originales ilustraciones de Anita Jeram. Todavía no entiendo cómo me decante por él, y acabe pagándolo para regalárselo a mi hija.


Cuando llego la hora de acostarse, que aunque es lo más tópico del mundo, es la hora que siempre elegimos para contar el cuento, nos encontramos con una historia que como este blog, hablaba pura y simplemente del amor. En este caso del que nace entre una madre y un hijo, y lo difícil que puede resultar expresarlo.




El caso es que nos ha encantado, quizás a mí por las ilustraciones y su mensaje, y a mi hija al intentar hacer de “liebre pequeña color de avellana”.



Ya sabéis, si queréis hacer un regalo, o conseguir para un pequeño hobbit al que le tengáis mucho aprecio una joyita que libro elegir.



Ahora sin más, les pido que si queréis compartáis con nosotras vuestros pequeños tesoros, que uno nunca sabe lo que podrá descubrir.



Besos.



Bea.

11 comentarios:

  1. =D yo tampoco pude evitar leerlo. Me llamó la atención el enorme formato, y claro, lo que se dice leer..como no sea esos peques que se duermen en 3 minutos, mal andamos, porque seguro que piden otro cuento más. Es una delicia de cuento por el mensaje y los dibujos, sí, y porque apela a tu propia infancia, de cuando te preguntaban, a ver, ¿cuánto me quieres? y no tienes palabras para decirlo, porque no las hay, porque te quiero de aquí a... :P

    ResponderEliminar
  2. No le conocía, pero es normal, no tengo hijos, ni sobrinos, ni nada por el estilo, pero me has dado una idea para un regalo muy especial. A ver si le consigo y esta vez es al revés: de hija a madre, porque conociendo a la mía le encantará.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Yo compartí con mi hijo una historia muy simple: El pollo Pepe. A todos los niños que han pasado por casa les ha encantado.
    También le contaba el cuento de Garbancito, y todos los días cambiaba el final y él participaba.

    ResponderEliminar
  4. No suelo ller historias de este tipo pero parece que según nos contáis, parece el regalo ideal para algún peque ;

    ResponderEliminar
  5. El Pollo Pepe que menciona Anabel es todo un bestseller infantil jajajaja

    ResponderEliminar
  6. No he leído el libro pero ya me lo contaste el otro día xD Me parece muy muy tierno sobre todo para los peques de esa edad.

    A ver si se lo pillo a mi primo, espero que saque la vena lectora de aquí su prima xDD

    Un besorr mona

    Dácil

    ResponderEliminar
  7. Anabel apuntado queda el pollo Pepe, la verdad es que yo no lo había oído nombrar en mi vida, y si lo había hecho, no lo recuerdo. La próxima vez que vaya a la librería lo buscaré, y ya te diré que me parece.

    Chicas, de verdad que se los recomiendo, es de lo más dulce que había leído en mucho tiempo.. Estoy más que harta de los cuentos clásicos y princesas, que aunque preciosos, es bueno algo de originalidad.

    Besos

    Bea

    ResponderEliminar
  8. Me voy corriendo a ver si lo encuentro que quiero leerselo a mi enano

    ResponderEliminar
  9. Adivina cuanto te quiero el titulo ya de por si me parece precioso yo me lo apunto para clases que e vendrá bien jaja Un besote!

    ResponderEliminar
  10. esa ilustracion del conejito me ha tocado mucho y.y

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué bonitooo! Jejejej, está bien par tenerlo en cuenta ;)

    Besos,

    Lana.

    ResponderEliminar