7 de mayo de 2010

Las mil y una noches

Estoy cansada, agotada después de una dura jornada laboral, y tal y como le sucede al Sultán Sharayar, yo necesito escuchar, leer, una historia antes de acostarme.



No sabía muy bien que colgar esta noche, ya que todavía no he terminado con Faery, y todavía no tengo muy claro los derroteros que tomará mi crítica, cuándo me he encontrado una noticia que me ha llamado la atención.


Aladino y la lámpara maravillosa, Simbad el marino y Alí Babá y los cuarenta ladrones; eran tres de los cuentos que conformaban "Las mil y una noches".



Sherezade, la hija del visir se ofreció como prometida al Sultán Shahriar, a fin de redimir su violenta conducta.



El Sultán después de haber sufrido la traición de su mujer, la asesina. Después de ese incidente, todas y cada una de las noches solicitaba una nueva mujer, para después matarla al amanecer. Sherezade horrorizada por la consulta del Sultán, se convierte en su esposa, y comienza con sus "cuentos".



Cada noche le cuenta un cuento al sultán, dejándolo a la mitad, y prometiéndole proseguir con su relato a la mañana siguiente; así poco a poco se gana el favor del Sultán y serán felices después de mil y una noches.



Hasta aquí nada que no sepamos, nada nuevo, el recordatorio de una gran obra, pero eso no es lo que me ha llamado la atención, ha sido este titular:



Los famosos cuentos árabes de "Las mil y una noches" ofenden la "decencia pública" de algunos egipcios modernos, que piden la prohibición del libro ante el estupor de intelectuales y defensores de la libertad de expresión.



"Me sorprendieron las frases ofensivas que contiene el libro", señaló Ayman Abdul Hakim, portavoz del grupo de abogados que ha presentado una denuncia ante el Fiscal General de Egipto para pedir la prohibición total de la célebre recopilación de cuentos árabes, reeditada recientemente en el país árabe.

Estas historias, entrelazadas por las mil y una noches que Sherezade pasa junto al sultán Sharayar, son las últimas víctimas de la ley de "hisba", un antiguo reglamento islámico que permite a cualquier persona acusar a otra si considera que sus actos pueden ser perniciosos para la sociedad.



En este caso, los demandados son los editores que desempolvaron y reeditaron "Las mil y una noches" ("Alfe Leila wa Leila", en árabe), cuya compilación moderna se produjo precisamente en El Cairo en 1835. "Es un hecho muy peligroso para la libertad de expresión en Egipto y puede sembrar el miedo entre escritores y editores", advierte a el director de la Red Árabe para la Información sobre los Derechos Humanos, Gamal Eid.



El libro, según Eid, ya fue confiscado por las autoridades egipcias en la década de 1980 pero un tribunal decidió finalmente permitir su publicación. "Quien intenta prohibir este libro es un enfermo y un estúpido", agrega. Para la profesora de Literatura y Civilización Árabe de la Universidad Americana de El Cairo Monan Mijail, la posibilidad de censurar "una obra maestra de la literatura islámica y árabe" evidencia el "retroceso" de una sociedad y "alimenta el fanatismo".


"Siento decirlo pero en Egipto hay una crisis en la defensa de la libertad de expresión, y la razón es que el Gobierno no defiende la cultura y no protege a los intelectuales y periodistas", denuncia Eid. Mijail también coincide en que el Gobierno no "condenó esta petición, algo que sí hicieron conocidos escritores" y recomienda que se "ignore al ignorante" y se elabore una nueva ley "para que los tribunales no pierdan el tiempo en pleitos inútiles". "Estos incidentes están aumentando espectacularmente en los últimos años, pues sólo en 2007 hubo 700 casos", señala Eid.«Las mil y una noches» está formado por tres grupos de relatos de origen indo-persa, iraquí y egipcio, con influencias de «La Odisea» de HomeroUna lectura que debería ser obligatoria
En un país con casi 17 millones de analfabetos, Mijail apunta que "millones de egipcios lo han leído de alguna u otra forma, a través de historias infantiles y radionovelas". "Los egipcios deben leer este libro, pues es patrimonio de la humanidad y debemos rechazar su caducidad", recuerda Eid, que leyó la recopilación de cuentos a los 22 años y que, animado por la polémica suscitada, está decidido a releerlo.

A juicio de este abogado y activista de los derechos humanos, existen varias maneras de detener el creciente número de "hisba" en distintas esferas como "la legal, la política o la cultural", "y un gobierno podría jugar un papel importante pero no el actual", sentencia Eid. "El gobierno podría modificar la ley e imponer una multa a quienes avivan estas cuestiones y tratan de retroceder en los avances en la libertad de expresión", añade.

"Las mil y una noches" está formado por tres grupos de relatos de origen indo-persa, iraquí y egipcio, con influencias de "La Odisea" de Homero, la literatura alejandrina y las novelas bizantinas. En sus páginas se alternan una gran variedad de géneros como historias de amor, cuentos, fábulas de animales, textos eróticos, literatura de viajes, novela de caballería y relatos morales, entre otros muchos.



Si bien es verdad que el texto contiene algunos pasajes eróticos, es una joya literaria innegable, y es imposible pensar que unos cuentos con los que hemos crecido miles de niños sean censurados.



Por la libertad de expresión.



Bea, pasajes-románticos.

*Info extraída de ABC.

18 comentarios:

  1. a mí me gustó mucho este libro..aunque bueno, lo raro es encontrar un libro de cuentos que no me guste^^

    ResponderEliminar
  2. Que fuerte me parece todo.¬¬ En serio, cualquier día nos encontraremos con que la maja desnuda es pornografia... si es que... Que se preocupen más de cosas importantes como la guerra, atentados, etc y menos por gilipolleces!
    Gracias por compartir la noticia Bea^^

    ResponderEliminar
  3. cada día estamos peor, al final nos van a vetar hasta por respirar.

    ResponderEliminar
  4. No es de mis libros favoritos, pero no entiendo la prohibición, claro que no entiendo mucho de las costumbres y leyes islámicas, así que no intento razonar el motivo de tal tontería, me imagino que hay cosas más importantes en estos momentos que prohibir la publicación de una obra con tanta historia y tantos años, pero al parecer en Egipto se aburren mucho y no saben en que emplear el tiempo.
    Me ha encantado la reseña Bea, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Yo me he leído gran parte de los cuentos de las mil y una noches. Hace años, Círculo de lectores sacó una edición que compré. Muchos de los cuentos que conocía ya los vi en el libro.

    ResponderEliminar
  6. ¡Nunca me he leído las mil y una noches porque siempre se me ha hecho muy pesado! Pero siempre la he visto en el cine, y en los grandes relatos que antes daban por telecinco y me han encantado, pero leerlos queda más allá de todas mis posibilidades.

    Y... No es que no haya leído la noticia, que la he leído, y estoy de acuerdo en eso de que quién prohibe un libro es un enfermo, pero es que los árabes últimamente están muy tiquismiquis con todo, y tienen muy poca libertad, y eso de que Egipto y Turquía tienen la fama de ser más tolerantes, en fin, como decía, sin comentarios

    ResponderEliminar
  7. Yo he leido las mil y una noiches y me gusto bastante y sinceramente me parece una tonteria que lo prohiban. No lo entiendo

    ResponderEliminar
  8. Lo cierto es que en Egipto tienen un serio problema con los dictámenes de su religión. Por una parte están los que siguen la rama más conservadora y rozan todo tipo de aberraciones y por otra la vertiente más racional (al menos desde mi punto de vista Europeo) y que te hace ver una religión rica y llena de curiosidades asombrosas.

    Desgraciadamente la prohibición de un libro que a nosotros nos parece de escándalo es posiblemente el menor de los problemas allá.

    Por cierto, ¿sabías que Vampire Academy fue "censurada" en Texas? Si, en EEUU, la tierra de la libertad xDDD

    ResponderEliminar
  9. No conocía la noticia, pero ciertamente me ha dejado sorprendida.

    ResponderEliminar
  10. no lo dije, pero sobre la noticia, me lo esperaba

    ResponderEliminar
  11. ¿En serio alguien se esperaba algo así?
    Pues yo confieso que a mi me ha dejado muy sorprendida :e

    ResponderEliminar
  12. sí, Kasumi, sí, dadas sus leyes, es de esperar cosas así...

    ResponderEliminar
  13. Ainnnnssss ¿donde vamos a ir a parar?
    Si es que hay estrechos de mente por doquier... :r

    ResponderEliminar
  14. yo conozco algunos de los cuentos gracias a un libro que me mandaron en frances y si, puede tener algo erótico y demás, pero siendo un clasico como es este, me parece demasiado que lo quieran censurar. Quien no lo quiera leer que no lo haga pero no por ello tiene que censurarlo

    me parece una medida demasiado drástica

    ResponderEliminar
  15. Lo cierto es que no lo he leido (yo y los clasicos en fin...) El caso es que se que si quiero no tengo mas que ir a la biblioteca y lo podre leer. Me parece que es una lionertad basica y que sigan debatiendo y peleando de esta forma es algo que escapa a mi comprension. como tu has dicho:

    POR LA LIBERTAD DE EXPRESION

    ResponderEliminar
  16. Yo aún no he podido leerlo, pero está en mi lista de futuras lecturas (¡comprobado!)

    Si los abogados dicen que contiene un alto porcentaje de erotismo, ¡que lean lo que hay ahora!

    No es el erotismo lo que anima a la gente a comprarse este ya-clásico, sino su repercusión en la historia y su propia historia.
    Las mil y una noches es una de las bases de la literatura mundial y no debería ser censurada. Esta obra es demasiado valiosa para deshacernos de ella, y si a nuestros antepasados no les importó... ¿por qué a nosotros?

    ¡por la libertad de expresión!
    jajaja

    ResponderEliminar
  17. Pues es una pena que censuren algo que encima forma parte de su propia cultura e historia. Los más inquietante es que los censores son "egipcios modernos" como dice el artículo. Si estas son las nuevas generaciones, mal vamos.

    ResponderEliminar
  18. Esto seria tan sencillo como prohibir religion de cualquier tipo que sea un comecoco para tener al ciudadano quieto mientras los gobernantes se aprovechan de ello.Quitenles el petroleo y veras como hasta los gobernantes tanto del MUNDO MUSULMAN como EL OCCIDENTAL posiblemente fueramos todos de una sola religion.El sustitutuvo de el petroleo yá hace muchos años que se inventó; ¿ porque no lo sacan a la luz ? ahora estan sacando motores energia electrica,por supuesto hay que depender de enchufe a la red.Que saquen vehiculos los cuales sean autocargantes energia solar.

    ResponderEliminar