25 de septiembre de 2016

Razones para seguir viviendo, Matt Haig




A los veinticuatro años, el mundo de Matt Haig se derrumbó. No encontraba razones para seguir viviendo. Ésta es la historia real de cómo superó su depresión, triunfó sobre la enfermedad y aprendió a vivir otra vez gracias a los libros y la escritura. 
Seix Barral       /       221 Pág.         /          16.50€


Hace muchos años, antes de conoces la romántica, sólo leía libros de este tipo. Testimonios, novelas más espirituales y psicológicas y lo cierto es que me encantaban, aprendía mucho sobre ellas.  Todo esto viene porque antes de verano se publicó esta novela, Razones para seguir viviendo, me llamó muchísimo la atención. 
La novela trata sobre la Depresión. Estoy segura que todos conocemos a alguien que la ha sufrido y quizás no hemos sabido reaccionar como deberíamos. 
Matt Haig es el autor y protagonista de esta historia. Estando de vacaciones en Ibiza, y de un día para otro, comenzó a sentirse mal. Se sentía abatido, sin fuerzas, no tenía ganas de levantarse ni de salir a la calle. La cosa fue empeorando, ni él ni sus familiares sabían que le ocurría hasta que lo llevaron al médico. Poco después regresó a ciudad, Londres, y comenzó el calvario. 
"Por qué la depresión es difícil de entender. Es invisible. No es sentirse un poco triste".
A lo largo de la historia Matt nos va llevando por las distintas fases de la depresión. Caer, aquella en la que siente que su mundo se desmorona, no tiene fuerzas para nada y desea intensamente morir. En esta etapa el autor nos muestra no solo sus síntomas, también nos habla de datos, de la cantidad de gente que se suicida en el mundo a causa de la depresión. De las pastillas que los psiquiatras recetan sin más, que alivian pero no ayudan a salir del pozo con claridad. 
Tras esta etapa tan negra vendrán otras: Aterrizar, Levantarse, Vivir y finalmente Ser. Razones para seguir viviendo relata de forma cruda pero real lo terrible que es pasar por una depresión. Encima la de Matt venía ligada a ataques de pánico por lo que él y su familia pasaron por años muy duros. 
Quizás lo más interesante y lo que me llevo de esta historia es como se trata desde "afuera" a la depresión. El autor comenta como se comporta la gente ante un cáncer, una operación importante o una enfermedad grave, pero a la depresión no se le da la más mínima importancia. Como con un "sal y te distraes", "tienes que seguir adelante" o "ve de viaje" la gente da por zanjado el asunto. No entiende, no entendemos, que las personas que padecen una depresión están enfermas realmente. Así como que una persona sonría y muestre una aparente felicidad puede esconder una terrible depresión por dentro. 
"Uno puede ser depresivo y estar contento, de la misma manera que se puede ser alcohólico y estar sobrio" 
Podría contaros muchas cosas más pero creo que, si estáis interesados, lo mejor es que os leais el libro. Tanto si alguna vez habéis pasado por ello como si tenéis a alguien cercano Haigh, con su testimonio, ayuda no sólo a intentar salir del pozo, da con lo que para él fue la clave para ver la luz y como el propio título dice, encontró las razones para seguir viviendo. Para huir del demonio que estaba constantemente tras él incitándolo a acabar con todo. 



4 comentarios:

  1. La depresión es algo horrible, no creo que me venga mal leer este libro...

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, el problema de la depresión es que no es vista como una enfermedad y la mayor parte de la gente no la entiende. Un libro interesante.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Me gustan mucho este tipo de libros pero hay veces que tengo que desconectar del género porque empatizo tanto que hasta me deprimo un poco así que las voy alternando con otras. Esta tiene muy buena pinta, no la conocía así que me la apunto pero ya! Un beso!

    ResponderEliminar
  4. No es una lectura que eligiera a no ser que me pudiera encontrar en una situación similar para poder salir para adelante. Las depresiones o la ansiedad forman parte de nuestro día a día y es difícil no conocer a alguien que pueda irle bien este tipo de lecturas, queda anotada la recomendación.
    Besos guapa 😊

    ResponderEliminar