19 de octubre de 2012

La fabulosa historia de Henry N. Brown, Anne Helene Bubenzer

La fabulosa historia de Henry N. Brown
Anne Helene Bubenzer
Grijalbo
Octubre 2012
432 Pág.
19.90€

Un oso de peluche se convierte en el sorprendente y conmovedor testigo de la historia del siglo XX, con sus luces y sus sombras, sus alegrías y sus tristezas, y descubre sentimientos que parecían reservados solo a los humanos.





Todos hemos tenido juguetes en nuestra infancia, y seguramente para alguno de nosotros ellos eran más amigos que los reales. Pero, alguna vez os parastéis a pensar y ¿Si nos pudieran escuchar? ¿Si vivieran con nosotros todas nuestras experiencias?.
Eso es precisamente lo que vamos a descubrir en esta novela. Iremos de la mano de Henry, un oso de peluche a través de su larguísima vida.

Nuestro protagonista, Henry, nace en Bath en 1921 y de la mano de Alice. Esta es una joven destrozada por la desaparición de su marido en el frente y que ocupa sus días como buenamente puede, en esta ocasión cosiendo un oso para que le haga compañia. 

Es a partir de ese momento donde comenzarán las andaduras de Henry, cuando comenzará a sentir cariño por la persona que le ha dado vida, como la escuchará y se sentirá impotente al darse cuenta que no puede hablar, que no puede consolarla ni ayudarla.

Por cuestiones del destino el tiempo que Henry pasa con Alice es corto y termina en manos de una familia acomodada. Es allí donde tiene el primer contacto con niños y conoce ese amor inocente y desinteresado. Quizás es donde se llega a sentir mejor, como en familia, pero pronto todo cambia.

A lo largo de la novela Henry pasa por muchas manos, por muchos hogares y por muchísimas
situaciones. Henry conoce el amor, como ya he dicho el de los niños el más verdadero pero también descubre con dolor que esos niños se hacen grandes y dejan de querer jugar con juguetes.
Henry queda relegado muchas veces al olvido, abandonado en un banco del parque o arrancado de los brazos de su dueño, siente la desesperanza, la impotencia y la desilusión. Pero también poco después la ilusión y las expectativas ante un nuevo dueño.

Son muchas las historias y muchas las personas que pasan por la vida de Henry y no puedo ponerlas todas pero si tengo que elegir las que me han llegado al corazón sin duda serían las del pequeño Robert. Henry acaba en París, en el hogar de una familia pobre pero inmensamente feliz y bajo el cuidado de Robert. Este es un niño soñador y tímido que lo convierte en su confidente. Pero pronto la realidad llega a sus vidas en forma de la amenaza de guerra y todo su mundo se tambalea. Robert tiene que crecer de golpe y olvidar ese mundo de fantasía en el que ha basado su vida. 

Es con este niño donde Henry vive más aventuras, donde se siente quizás más lleno pero también una de las más dolorosas.

Esta historia se enlaza con la de Friedrich y esta es quizás mi preferida. Friedrich es un
soldado, uno del "bando enemigo". Su ejército ha  atacado París por ordén de los Alemanes y están destruyendo todo a su paso. Para Henry quedar en manos de uno de los responsables de tanta destrucción es un horror. Por primera vez desde que comienza la historia no siente ilusión ni cariño hacia su nuevo dueño sino dolor, rencor y rabia. Sabe instantáneamente que jamás lo va a querer.
Sin embargo la historia avanza y Henry descubre que las primeras impresiones muy pocas veces son acertadas. 


Esta es para mí la más emotiva de todas y sin duda la más dura. Es un pequeño relato lleno de dolor, del horror de la guerra, de las injusticias y la impotencia. Pero también del amor y de la esperanza.

Después tendremos más historias de mano de nuestro oso pero creo que esa es la que más marcó también a Henry.

Sin duda La fabulosa historia de Henry N. Brown nos habla de los sentimientos, de todos y cada uno de ellos.  De lo efímero que puede llegar a ser el cariño, de como el paso de los años hace que nos olvidemos de cosas y personas que en algún momento fueron el motor de nuestra vida y nuestro apoyo.
Nos habla del dolor, de la impotencia, de la resignación y de como una vida apacible y feliz se puede destruir en un segundo.


He disfrutado de cada página de esta novela, se comienza con curiosidad y sin darte cuenta ya te has enganchado sin remedio. Es adictiva, emotiva y desde luego tiene un mensaje maravilloso y lleno de valores.
No puedo más que recomendar su lectura, creo que todo el mundo se enamorará un poco de Henry.


11 comentarios:

  1. Ayy qué bien!! Y qué rápido lo has leído!
    Yo le tengo muchas ganas. De momento no hago más que dejar mensajitos en mi Henry, jajaja.
    Seguro que me acaba entusiasmando tanto como a ti!!

    ResponderEliminar
  2. Yo lo estoy esperando. Estoy convencida de que me va a gustar tanto como a tí.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Con la miel en los labios me has dejado...
    Besines,

    ResponderEliminar
  4. Con qué ganitas me dejas. Lo estoy esperando así que me parece que va a caer prontito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Tengo en el punto de mira esta historia pero estoy esperando a que la lea Maribel. Promete mucho y por lo que dices la historia no se desinfla luego, así que seguro que la acabaré leyendo. Creo que me puede gustar ;)

    un beso guapas!
    Patri

    ResponderEliminar
  6. Esta es la del osito monoso *_* El libro tiene una pinta increíble, y estoy enamorada de esa sinopsis :D Ay, lo quiero <3

    ResponderEliminar
  7. Es mi lectura actual y me está gustando mucho, es un libro muy bonito y emotivo y además se lee muy bien
    besos

    ResponderEliminar
  8. Qué pinta!! Apuntado lo tengo. Tiene pinta de ser muy bonito.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. ¿Dónde puedo conseguir el libro?
    Me encantó la reseña. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me llamó bastante la atención cuando lo vi por primera vez, y eso que no había leído ninguna reseña, pero después de leer esta tan maravillosa, creo que me habéis convencido completamente. En cuanto pueda, me lo pillo.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  11. Chicas, qué historia tan original, ¿no? Parece muy bonita, ciertamente...

    ResponderEliminar