10 de marzo de 2014

Nunca es demasiado tarde, princesa - Irene Villa




Tras contar su terrible experiencia en Saber que se puede, Irene Villa se enfrenta a un nuevo reto: volver su mirada y pasar por el tamiz de su experiencia siete historias de siete personas que nunca creyeron que su vida iba a sufrir un vuelco dramático. Y mucho menos pensaron que ese revés del destino sería la llave que les diera acceso a una vida mucho mejor que la que tenían antes, más plena e infinitamente más feliz a pesar de las limitaciones. Un libro no sólo oportuno, sino también necesario.



Imagino que habrá muy poca gente que no sepa quien es Irene Villa. Ha aparecido en diversos medios de comunicación contando su terrible historia: en 1991 tanto ella como su madre fueron víctimas de un horrible atentado que la dejó con secuelas físicas muy graves. 
Siempre me ha sorprendido de esta chica su entereza, su sonrisa y optimismo, mucha otra gente se hubiera deprimido por sus carencias físicas pero ella sin embargo ha lucha con uñas y dientes por salir adelante y hacer las mismas cosas que hacia antes, todo ello siempre con una sonrisa. 

Este es su segundo libro. En el primero, Saber que se puede, Irene contaba su propia historia de superación. En  este en cambio nos va a relatar la historia de seis personas que ven como su vida da un vuelco por diferentes razones: accidentes, enfermedades...

El primer relato es el de Elsa, una joven que ve su vida truncada cuando un fin de año tiene un accidente de coche y acaba en silla de ruedas. Veremos como Elsa para de la depresión y la desesperanza a la tenacidad y la lucha por salir adelante y ser una más. Con ayuda de su familia y sobre todo de gente que conoce  en el hospital Elsa logra encontrar un camino al que agarrarse y lograr ser feliz. 
Elsa es una persona que llega al lector desde el primer momento, es imposible no ponerte en su lugar e imaginarte la angustia que debe ser saber que no vas a poder caminar nunca más. Como lectora se me ha encogido el corazón con esta historia. 

Después le toca el turno a Lucas. Lucas podría ser protagonista de un programa de Hermano Mayor, mala vida, malas relaciones y muy mal comportamiento con su madre. Luchas hace lo que quiere hasta que ocurre algo que le hace ver la realidad de otras personas con problemas reales, el acercamiento a dichas personas hace que Lucas que se cuenta de todo el tiempo que ha malgastado y también encontrará el amor. 
Todos conocemos a algún Lucas, a algún chico que ve pasar sus días sin hacer nada de provecho, sin pensar en sus posibilidades. Ver el cambio radical de este personaje es maravilloso. 

Tras este nos encontramos con Lucia, en este caso veremos como su familia se desmorona al detectarle a su padre una enfermedad muy grave. La impotencia que siente una familia ante el sufrimiento de un ser querido es un factor con el que todos podemos sentirnos identificados. 

Hay tres relatos más, dos de ellos relatan historias de depresión y desamor. En el primero, en de Ana, conoceremos a una mujer exitosa pero terriblemente egoísta e interesada que ve como todo su mundo se va al garete cuando es despedida y comienza a comprender el alcance de sus actos. En el caso de Belén viviremos de primera mano como una infidelidad se suma al fracaso amoroso que ha sido la vida de esta chica. 
Y por último el de Hector, un piloto famoso demasiado descentrado en la vida que ve como sus acciones tienen terribles consecuencias sobre su hermana pequeña. 

Todos los relatos son duros en mayor y menor medida, en algunos sus tragedias son causa de sus propios actos y en otras ajenos a ellos, lo que es evidente es que todos llegan muy dentro. 
Una de las cosas que más me ha gustado es que finalmente todos los protagonistas de las historias acaban conectados de una u otra manera y es que, como dije más arriba, todos son personas cercanas a Irene Villa. 
Otra cosa interesante es que, tras acabar cada relato, Irene nos traslada a su propia familia, a su casa con su marido y su hijo y mediante conversaciones cotidianas nos define un poco más a cada personaje de los relatos que acabamos de leer. 

En Nunca es demasiado tarde, princesa encontraréis historias duras, muy duras. Personajes con vidas rotas, llenos de dolor y desesperanza pero el denominador común es precisamente lo contrario. Con trabajo y fuerza de voluntad encontrarán la esperanza, una segunda oportunidad en la vida y por último la felicidad. 
Las historias nos hace darnos cuenta de los problemas REALES que tienen muchas personas y como nosotros nos preocupamos y nos amargamos por frivolidades. 

Una novela muy entretenida y llena de sentimientos. En cuanto a la narración de Villa es bastante simple y llana, no esperéis una gran calidad literaria porque no la hay pero compensa con la cercanía y la frescura. 


Espasa Noviembre 2014         /           272Pág.         /         19.90€

8 comentarios:

  1. Hola!! no creo que lo lea, este tipo de libro no me suele gustar. Gracias por la reseña.

    Besos :*

    ResponderEliminar
  2. Hola! La verdad es que no sabía nada de esta historia así que me la apunto para próximas lecturas :) Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  3. Admirable la fortaleza de esta mujer. No sabía que había publicado libro. Me lo llevo bien anotado.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que no lo conocía pero me tiene buena pinta :) Así que me lo anoto por si cae jejeje
    Gracias por la reseña!
    Un beso, nos leemos :)
    ☮ + ⏃ + ∞ + Ϟ + ♥

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa!

    La verdad es que parece un libro duro y aunque tiene buena pinta no creo que lo lea porque no son el tipo de libro que me gustan. Es de admirar el que fuera capaz de superar lo del atentado.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. A mi las historias duras no me llaman como lecturas pero esta chica merece tener mucha suerte. Siempre que la he visto en alguna entrevista consigue transmitir positivismo con su sonrisa y su propia historia. Me extraña eso de que no tiene calidad literaria, tenía entendido que había hecho 2 carreras y una de ellas era periodismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa, es la impresión que me ha dado leyéndola. Irene escribe de una forma muy cercana, quizás demasiado, tiene expresiones que no terminan de entusiasmarme a la hora de leer una historia. Es su estilo personal e imagino que al hablar de su propia vida, vivencias y amistades ha querido hacerlo así. El caso es que me gusta una narración quizás un poco más formal.

      Un beso!

      Eliminar